H. Matamoros, Tamps., 24 de Octubre del 2014
Dólar Compra: $12.80 Venta: $13.55
Aplastan a ciclista

Un obrero que acababa de salir de su trabajo en la empresa Inteva fue aplastado por un camión cuando iba de camino a su casa, luego de haber pasado una larga jornada de trabajo, según comentó su esposa, quien fue a verlo tendido en el pavimento después de haberse enterado de lo sucedido mediante las redes sociales.

La persona que fue arrollada es identificada como Ovidio Amaro González, de 55 años de edad, empleado de la empresa antes mencionada, ya que en su pantalón tenía ganchados los gafetes del trabajo, además de que su hija Selene Amaro Velázquez, de 23 años de edad, fue quien se presentó en la fiscalía para tramitar la devolución del cuerpo.

Atención
Los paramédicos de Protección Civil fueron los primeros en llegar al lugar del accidente, encontrando a la víctima tirada en el pavimento con el cráneo destrozado, además de presentar varias fracturas expuestas.
Los hechos ocurrieron en el cruce de las avenidas Prolongación Uniones y De la Industria, donde estuvieron presentes tanto las autoridades viales como el personal de la agencia tercera del Ministerio Público Investigador, que fueron a dar fe del cadáver.
Cuando las autoridades tenían acordonada el área, ya que si pasaban vehículos podían borrar las pistas que dejo el responsable, es decir, las rodadas de llanta que quedaron marcadas con masa encefálica sobre el pavimento, llegó María Enriqueta González Medina, radicada en la calle Río Nilo No. 6 de la colonia Cedrito, que dice haberse enterado del fallecimiento de su esposo porque lo vio publicado en una página de la red social Facebook.

Segundo turno
La señora estuvo comentando al perito que esa es la ruta que él tomaba para ir a casa, además de que esa es la hora en que salía del trabajo pues pertenece al segundo turno de la antes mencionada empresa.
Según las huellas de rodada encontradas en el pavimento el responsable pudo ser un camión de transporte público, mismo que posiblemente le pasó muy cerca al ciclista y lo hizo perder el equilibro, haciendo que cayera y posteriormente aplastándolo ya que la bicicleta no presentaba alguna marca de impacto.